Durant el judici al procés desenes d’editorials van intentar, més enllà de posicionar-se lliurement, fomentar un ambient propici per a un veredicte sever. En recollim alguns fragments —en castellà, per conservar-ne la literalitat i la contundència— dels diaris impresos a Madrid.

L’aquelarre de violència

«Muchos conformaban grupos organizados que causaron casi un centenar de heridos entre los policías, que amenazaron de muerte al entonces delegado del Gobierno, Enric Millo, que acosaron hoteles que alojaban a policías “españoles”». Abc, 6 de març.

«Los disturbios del 20 de septiembre de 2017 […] resultaron de extraordinaria utilidad para calibrar el grado de violencia y planificación alcanzado en el culmen del procés». El Mundo, 7 de març.

«[…] la llamada “resistencia pasiva” ante una fuerza que actuó por mandato judicial acabó siendo un aprovechamiento perverso por parte de los independentistas de la violencia, que debería ser puesta por la Guardia Civil y la Policía Nacional». La Razón, 3 d’abril.

Democràcia consolidada… i sense àvia!

«España es una democracia consolidada, con garantías y derechos perfectamente homologados y, desde luego, en nuestro país no existen los “presos políticos”». Abc, 28 de maig.

«Con esta movilización en la capital de un Estado al que denigran, los independentistas volvieron a demostrar exactamente lo contrario de lo que querían denunciar: que España sea una dictadura que sojuzga a los ciudadanos de Cataluña, y que los dirigentes procesados en el Tribunal Supremo lo estén por sus ideas». El País, 18 de març.

Testimonis “a sou”

«“Observadores” a sueldo de la administración separatista en los sucesos del golpe contra el orden constitucional evidenciaron su complicidad con los propósitos de sus empleadores, de quienes secundaron su relato. No se enteraron de la insurrección del 20-S y el 1-O fue una jornada ejemplar enturbiada por la “intimidación” de las Fuerzas de Seguridad. Palabras regadas con miles de euros». La Razón, 27 de març.

«El clima de acoso y de omertà forjado por el independentismo explica las evasivas lanzadas ayer en el Supremo por Albert Royo». El Mundo, 14 de març.

«El testigo que incurra en falso testimonio, contemplado en el artículo 460 del Código Penal, delinque no sólo mintiendo, sino también pronunciando respuestas absolutamente evasivas, tal como le recordó el presidente de la Sala». La Razón, 14 de març.

Un cop pitjor que el del 23-F

«Hoy da comienzo el juicio más trascendental que se haya celebrado en España desde la restauración democrática —al margen del 23-F, que tuvo lugar bajo jurisdicción militar—, a la altura de la propia causa: un golpe contra la legalidad democrática, la ruptura de la unidad territorial y la proclamación de una “república catalana”». La Razón, 12 de febrer.

«Exactamente eso [un golpe de estado] es lo que hizo la Generalitat entre el 20 de septiembre, con el asalto a la Consejería de Economía, y la votación ilegal del 1 de octubre». El Mundo, 5 de juny.

Presump… què?

«La percepción de que este proceso solo puede concluir en una sentencia condenatoria». Abc, 6 de març.

«Los dirigentes del proceso independentista catalán se alzaron pública y violentamente […] que se condene a Oriol Junqueras como cabecilla a 25 años de prisión, sin posibilidad de acceder al tercer grado penitenciario hasta que haya cumplido la mitad de la sentencia». La Razón, 30 de maig.

Aplaudiu, que són els nostres!

«Si el primer día del juicio estuvo marcado por la obscena propaganda de las defensas —destinada tanto a su clientela independentista como al Tribunal de Estrasburgo—, ayer brilló la reivindicación del Estado de derecho a cargo de la Fiscalía». El Mundo, 14 de febrer.

«El metódico esclarecimiento de los hechos a través del testimonio de los testigos está talando la enredadera de mentiras con que el separatismo trató de camuflar la responsabilidad de unos dirigentes». El Mundo, 3 d’abril.

 


Fragments extrets de l’informe Editorials que sentencien, de Joan Canela (MÈDIA.CAT, 2019).